Archivo de la etiqueta: Expediente

EXPEDIENTE “indicio de criminalidad” 004

14/004

Hoy nos encontramos en Los Palacios y Villafranca, localidad situada en la N-IV, a unos 40 km de Sevilla Capital.

Como en el expediente anterior, se trataba de otro supuesto suicidio. Pero lo que diferencia a éste, con el anterior es, el tiempo transcurrido. Muchos días pasaron, hasta que los familiares, dieron la llamada de alerta a las autoridades.

Hoy tendremos la oportunidad, de tratar el escalofriante tema, de la descomposición de los cuerpos, una vez que fallecen.

“Esto es, lo que refiere en biología, el término descomposición. La reducción del cuerpo de un organismo vivo, a formas más simples de materia. El proceso es esencial, para reciclar materia finita, que se encuentra en un bioma.

Aunque, no hay dos organismos que se descompongan de la misma manera. Pero todos sufren, las mismas etapas secuenciales de descomposición”.

LLAMADA

Una vez más, fuimos alertados por el juzgado, para dirigirnos a la citada localidad. Se trataba de un varón de mediana edad, separado y viviendo solo. Hecho este relevante, para la supuesta tardanza de descubrir su cuerpo.

Se encontraba en el piso de arriba, en su dormitorio. Ahorcado en una puerta de hierro, que daba a un patio delantero. Suspendido e inclinado hacia adelante, con las rodilla semi-flexionadas. Llevaba, aproximadamente unos 5 días muerto.

Al rededor de él, se encontraba lo que llaman «la isla de descomposición cadavérica». La perdida de los fluidos, se acumulan alrededor del cuerpo y dan lugar, a un persiste fuerte hedor.

Pero ese hedor, es algo más que simple olor, parece mascarse, se impregna en las prendas de vestir y su olor, persiste durante mucho tiempo. Teniendo en ocasiones incluso, de tener que cambiarnos de vestuario, una vez concluido.

PROCESO

Cuando llegaron las autoridades, procedimos al levantamiento. La jueza, era una mujer joven, creo recordar que era verano, por lo que seguramente, era una jueza sustituta. Nada más dar el primer paso al interior de la habitación, la jueza se dio la vuelta y apunto estuvo de vomitar ¡El olor era insoportable!

Nosotros, íbamos provisto de unas mascarillas especiales, además de que utilizábamos, un pequeño truco que consistía en echarnos en las fosas nasales, un poco de producto “vick vaporub” que hacia muy soportable, el poder trabajar en esas circunstancias. En vista de que para la jueza, no tenía más remedio que entrar y era totalmente inaguantable el hedor, le ofrecí mi mascarilla y ser yo, quien tuviera que soportar el olor.

A la hora de bajar a un ahorcado, nunca se le quitaba la cuerda de alrededor del cuello, por lo que teníamos que cortar la cuerda, por encima del nudo. El cuerpo, se encontraba junto al armario de la habitación. Entre la pared donde estaba la puerta y el armario, había un pequeño hueco. Por donde decidí meterme, para cortar la cuerda y tener controlado el cuerpo.

La idea era, de colocar la caja delante del cuerpo y tras cortarlo, éste tan sólo por la gravedad, caería directamente a la caja y solo, tendríamos que manipularlo para darle la vuelta y ponerlo boca arriba. Pero, una cosa fue la teoría y otra, la practica. El cuerpo efectivamente cayo, pero no hacia adelante como pensábamos. Se torció y se me precipito encima, encontrándome con el cuerpo descompuesto sobre mí.

Podéis haceros una idea, de mi reacción, la repugnancia que me entro fue tal, que ésta vez creí ser yo, quien creía iba a vomitar. Con la ayuda de mi compañero, pudimos redirigirlo y colocarlo en la caja, para poder bajarlo al vehículo y trasladarlo al anatómico forense.

La escena de un cuerpo en descomposición, es extraordinariamente nauseabunda, no solo por el echo de su aspecto físico, sino por la imagen de los fluidos al rededor del cuerpo, el hedor y sobre todo, por la imagen de los insectos y gusanos que puedes observar en el cuerpo.

CONCLUSIONES

Las cuestiones a tomar a consideración las autoridades, era prácticamente las mismas que en todo posible suicidio, ¿Realmente se trataba de un suicidio? ¿No había ninguna otra u otras personas implicadas en la muerte de esta persona? ¿Qué fue lo que le llevo a realizar tal hecho?

En los próximos EXPEDIENTES, iremos avanzando no sólo, en las distintas formas en las que encontramos a las victimas y sus supuestas muertes.

Nos adentraremos, en el interior del anatómico forense, la sala de autopsias, la manera de realizarlas, las cámaras refrigeradas, donde se conservan los cuerpos. Nos quedan muchas muertes por ver, espeluznantes escenas….

Aquí termina, un relato más de “EXPEDIENTE indicios de criminalidad” hechos verídicos, ocurridos tiempo atrás y en los que tuve, oportunidad de participar. Siendo testigo de los hechos y los procedimientos que siguen, los profesionales para su esclarecimiento.

Expedientes “indicios de criminalidad” por Iván A. Saavedra.

HAZ TU VOTACIÓN

 

DIÁLOGO CON LA MUERTE

Expediente

EXPEDIENTE “indicio de criminalidad” 003

En este expediente trataremos el posible suicidio de un militar retirado. Los hechos ocurrieron en una zona de Sevilla Capital. Más concretamente junto a la explanada en la que tiene lugar la feria de Sevilla. Una zona donde residen muchas familias de militares.

LA LLAMADA

Sería ya entrada la tarde, cuando desde el juzgado nos avisaron para ir al levantamiento de un cadáver. Al llegar al lugar, entramos en uno de los bloques de piso de la calle y ya desde el portal y en cada uno de los rellanos del piso al que había que subir, estaba custodiado por la Policía Nacional.

Se encontraba todo muy en silencio, una atmósfera siniestra se palpaba en el ambiente. Al llegar a la puerta del piso, un policía se nos acerco indicándonos que el juez y el forense aún no habían llegado. Nos hizo un ademán con la cabeza indicándonos donde se encontraba el cuerpo. Al mirar hacia allí, podía verse un pasillo con una puerta cerrada al final.

Frente a la puerta de entrada se encontraba otra ésta, una doble puerta acristalada y que también se encontraba también cerrada. De repente se abrió, y un hombre salio de allí dirigiéndose hacia la calle. Al abrirse se pudo ver que dentro se encontraba un grupo de familiares, y al parecer por lo que se pudo distinguir, debía tratarse del comedor de la casa.

Mi compañero me indicó que fuéramos a ver el cuerpo para ojear que tipo de material necesitaríamos a la hora de sacarlo de allí. Nos acercamos junto a uno de los policías y antes de abrir la puerta, éste nos advirtió de que la escena que íbamos a ver no era para nada agradable. Mi compañero y yo nos miramos como queriéndonos decir ¿Qué nos quedaba aun por ver?.

Y desde luego el policía tenia toda la razón, aquello parecía una escena sacada de una película “Gore”. Se trataba de un cuarto de aseo pequeño. de apenas 2X1,5 metros cuadrados y todo, absolutamente todo, estaba bañado de sangre. De las paredes y muebles aún podía verse gotear sangre.

El cuerpo se encontraba sentado en el la taza de water vestido con un pijama. Aún se apreciaba perfectamente como tenía las muñecas de ambos brazos seccionados con un profundo corte. Pero no solo las heridas estaban en las muñecas, su cuello estaba casi decapitado, tenía un profundo corte que le abarcaba media garganta.

Tras cerrar nuevamente la puerta y dirigirnos hacia la entrada todos, mi compañero y policías allí presente, nos miramos seguramente teniendo en mente el mismo pensamiento ¡Qué escena más escalofriante!.

Como teníamos que esperar la llegada de las autoridades (Juez y forense) decidí entrar para explicarles a los familiares el procedimiento a seguir una vez trasladáramos el cuerpo. Entré en el salón y me encontré a unas 7 u 8 personas dentro de él. Ni siquiera me miraron, creo que no fueron consciente de mí. Se encontraban en tal estado de shock, que nada de lo que ocurría a su alrededor parecía importarles. Y al encontrarme yo también con un desasosiego por lo que había presenciado, decidí esperar a más tarde para hablar con algún familiar.

LAS AUTORIDADES

Por fin llegaron las autoridades, y tras hablar con los policías se nos acercó el juez y nos dijo si teníamos todo dispuesto. Al confirmárselo, nos dirigimos nuevamente al cuarto de aseo, abrimos la puerta y ambos quedaron perplejos por la escena. ¿Como vamos a entrar ahí? Dijo el juez y es que como indiqué antes, se trataba de un cuarto de aseo muy pequeño.

El forense se aventuró a entrar en la escena y comenzó a realizar las pertinentes tareas para verificar en primera instancia lo que creía haber podido pasar y causado la muerte. Para la inspección ocular nos pidió que entráramos para poder ayudarle a manejar el cuerpo. El problema no era su manejo, ya que siendo aun muy reciente no había indicios de ningún “rigor mortis”. Pero estaba todo tan lleno de sangre, que la manipulación era costosa.

Tras un rato de inspección, donde pudo comprobar que a primera vista, sólo se apreciaban cortes profundos en las muñecas y garganta. Concluyó con la posibilidad de que lo que posiblemente hubiera ocurrido, fuese que tras cortarse en las muñecas y ver que tardaba en acabar con su vida, pudo quizás intentar acelerar la cortándose el cuello.

Así que tras acabar con la tarea del forense y de la policía judicial. procedimos a manipular el cuerpo y bajarlo hasta el vehículo donde sería trasladado al anatómico Forense, para la correspondiente autopsia.

Tras acabar con toda esa tarea, tocaba volver a entrar en el salón para hablar con algunos de los familiares y explicarle el proceso a seguir. Quizás esto es por extraño que parezca, lo que más parece costar. El tener que tratar con los familiares directos del fallecido en esos momentos tan recientes, encontrándose éstos en tal estado de shock, es algo que cuesta bastante.

Al entrar intenté visualizar y localizar al que quizás pareciera estar más entero. Y decidí hacerlo con un señor de mediana edad, que resulto ser su cuñado. Tras comentarle que el cuerpo sería trasladado al anatómico forense, le expliqué que deberían ponerse en contacto con su funeraria, para comenzar con el tramite de papeles. Y al día siguiente tras terminar la autopsia y recibir la autorización del juez, pudieran disponer del cuerpo para su entierro.

CONCLUSIONES

En esta ocasión, las cuestiones que debieron tomar a consideración las autoridades fueron: ¿Realmente se trataba de un suicidio? ¿No había ninguna otra u otras personas implicadas en la muerte de esta persona? y ¿Qué fue lo que le llevó a realizar tal hecho?.

Las hipótesis con las que deben trabajar los cuerpos de seguridad, los testimonios de los testigos y las pruebas halladas en la escena y los datos obtenidos por la autopsia, son las que al final llevan a poder resolver hechos tan misteriosos como este.

Aquí termina un relato más de “EXPEDIENTE indicios de criminalidad” hechos verídicos ocurridos tiempo atrás, y en los que tuve oportunidad de participar. Siendo testigo de los hechos y los procedimientos que siguen los profesionales para su esclarecimiento.

Expedientes de “indicios de criminalidad” por Iván A. Saavedra

Haz Tu Votación

 

El Regreso

Expediente

Expediente

EXPEDIENTE “indicio de criminalidad” 002

Hoy tratamos el supuesto caso de un asesinato y la manera que utilizaron para intentar deshacerse del cuerpo. Para ello nos trasladaremos a la localidad de Lora del Río en la provincia de Sevilla. Hora aproximada del suceso 2:30 de la madrugada.

El suceso ocurrió en una zona de cultivo de maíz situado en la Ctra. Peñaflor. En el tramo que va desde Lora del Río a Alcolea del Río. Unos testigos llamaron a la GuardiaCivil para informar de que un vehículo que se encontraba entre el maizal estaba ardiendo. Los agentes se acercaron junto a una dotación de bomberos para verificar el suceso.

Tras apagarlo, comprobaron que en el interior del vehículo, en la parte de atrás de este, se encontraban restos de un esqueleto. Por lo que se dio aviso al juzgado de guardia para proceder con el protocolo de actuación.

Hasta allí se desplazaron el juez y su secretario judicial, el forense y los técnicos de la funeraria-judicial encargados del levantamiento y traslado al anatómico forense para su posterior autopsia.

Para acceder al punto exacto había que entrar por un camino de tierra y adentrarse como a 1 km de distancia. El coche, se encontraba en medio del maizal que ya en esa época estaban ya de bastante tamaño dificultando el poder ver el vehículo desde el camino. Pero tuvo que ser tal el incendio que provocó y calcinó el vehículo, que había causado un extenso radio de cultivo calcinado de alrededor del vehículo de bastantes metros.

La llegada al lugar fue lo bastante rápida por parte de las autoridades encargadas del levantamiento, que aún en esos momentos se encontraba humeante. Tras inspeccionarlo por dentro se descubrió los restos de un cuerpo. Tan solo quedaba intacto la columna vertebral, algunas costillas, las escapulas, clavículas y el cráneo.

Lo espectacular del estado del cuerpo no era ya que prácticamente se había desintegrado, lo más llamativo era que el cráneo estaba seccionado por la mitad de forma transversal por encima de lo que seria la frente. Podía apreciarse el interior de éste y aun continuaba por algunas partes quemándose el interior, por lo que se tuvo que proceder a apagarlo.

El forense, por un momento quedó totalmente sorprendido por como debió ser la temperatura para que el cuerpo estuviera en esas condiciones. Con la ayuda de los técnicos funerarios se comenzó a intentar rescatar todas las partes de lo que quedaba del cuerpo. Procediendo a recoger de la manera más delicada, las partes enteras del esqueleto para que estas quedara intacta y posteriormente, a cernir los restos que quedaban en el interior de vehículo para poder separar las partes que pertenecían al cuerpo de las partes del vehículo.

Tarea ardua por las condiciones en las que se encontraba todo aquello, entre la oscuridad (alumbrados con focos), los restos de cenizas mezclados con el agua utilizada para apagar el incendio, la tierra y otras circunstancias del lugar.

Una vez recogido todo posible resto del cuerpo, se traslado al anatómico forense para practicarle la correspondiente autopsia. Para ello el forense tuvo que recomponer los restos recogidos e identificar cada parte.

La policía judicial inspeccionó la zona y tomó nota tanto en el lugar del suceso como en el estudio que practico el forense, para poder tener una hipótesis de lo ocurrido. Y fue por la sospecha de un vecino del lugar como se pudo encauzar la búsqueda y resolución del caso.

Ya que al parecer, este vecino tenia sospecha de que la persona que había sido encontrada quemada en el vehículo podría tratarse de su propio hijo. Tenia la sospecha de que hubiese podido ser como consecuencia de un ajuste de cuentas y creía suponer quien podía haber sido los autores del hecho.

El caso continuó investigándose hasta poder llegar a solucionarse. Teniendo como premisa las siguientes cuestiones. ¿Cuál era la identidad del cadáver encontrado? ¿Se trataría del vástago del testigo que aseguraba ser su hijo? ¿Cuál fue la causa de la muerte? ¿Estaba ya muerto cuando prendieron fuego al vehículo intentado borrar toda posible huella? y ¿cual fue el móvil del supuesto asesinato? 

Como siempre, muchas son las hipótesis con las que trabajan los cuerpos de seguridad para llegar al esclarecimiento de todo hecho delictivo. Utilizando para ello la cada vez más avanzada tecnología que se va desarrollando.

Un relato más de un echo verídico que sucedió tiempo atrás. Espero sean enigmáticos, curiosos y el misterio que rodea a cada uno de ellos. les provoque un estallido de imaginación y conspiración. Para que ustedes mismos saquen sus propias conclusiones.

Expedientes de “indicios de criminalidad” por Iván A. Saavedra.

Expediente indicio de criminalidad 001

 

Expediente

EL REGRESO

Expediente de criminalidad

EXPEDIENTE “indicio de criminalidad” 001

En esta ocasión se trataba de un accidente. Una avioneta que tras despegar del aeropuerto de Sevilla y cruzar la N-IV que está a escasos metros, comienza a desplomarse sobre las tierras de cultivo de un barrio a las afueras, pero cercano al aeropuerto llamado “Valdezorras”. Cayendo justo al final de las tierras o dicho de otra forma, justo y afortunadamente antes de comenzar las casas y calles del barrio. Sigue leyendo