Archivo de la etiqueta: el fin

SOSTENIENDO LA FE CON ARMAS

SOSTENIENDO LA FE CON ARMAS

SOSTENIENDO LA FE CON ARMAS 

Mira la gente que se desafía
sin saber si quiera el motivo
del por qué del odio que inunda
su triste espíritu desolado.

Esos que ofrecen con promesa
su áspero cariño amargo
porque no son capaces de encontrar 
el alivio de su propio castigo.

Los que sólo sostienen su fe
proclamando con armas en sus manos
todo aquello que consideran malo
en un único acto que llaman de respeto.

Intolerantes que van señalando
como sus enemigos de odio
a quienes se atreven en buscar
nuevas formas de unirnos todos
como unos verdaderos hermanos.

                    Iván A.

YO TENGO FE

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

DEUDA DE SANGRE

Deuda de sangre

Ni las sombras del árbol
puede provocar la incertidumbre
de caer en el olvido.

Ni la ausencia sosegada
por ya no quedar nada
al querer destruir
hasta el más mínimo
de tu posible recuerdo.

Ni el silencio apagado
tras grietas que provocan
unos gritos de silencio
pueden conseguir hacer
que pases inadvertido.

Ese pasado tuyo depravado
de indigna inmoralidad
conlleva una deuda de sangre
que ya vine a cobrarla.

Iván A. 

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

Castigo Agonizante

¡ME PIDES PERDÓN!

Me pides perdón

¡Me pides perdón!
Por dejarme varado en la orilla
de mi propia desdicha
justo cuando más te necesitaba.

¡Me pides perdón!
Por negarme siempre
ese poquito de cariño
que con profunda agonía
yo tanto te suplicaba.

¡Me pides perdón!
Por dejar mi corazón vacío
cuando rebosaba
de tantos sentimientos
dejando ahora mi alma rota
por el dolor de la nostalgia.

¡Me pides perdón!
Por dejarme arropado
de ese frío que tiene el hastío
de mis propias miserias…

¡Pero me pides perdón!
Porque tú misma te ahogas
en el dolor de tu propio olvido
y eso, eso no me corresponde a mí
quien a ti pueda perdonártelo.

Iván A.

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

Perdóname Por Insistir

CUANDO LA ESPERANZA DUELE

Cuando la esperanza duele

Iván A.

CUANDO LA ESPERANZA DUELE

Cuando el dolor
se disputa la esperanza
te plantea hasta donde
debería llegar.

Si acaso tanto sufrir
no es ya suficiente
para considerarse
pagado tus errores.

Cuando tras escalar
una montaña encuentras
de nuevo otra más
y te convences de que
debes continuar porque
es cuestión de aguantar.

Cuando empiezas a ser
sólo una ilusión
sobre algo que creyeron
junto a ti conquistar.

Comienzas a pensar
y a sentir que quizás
no merezca haberte
atrevido a querer soñar.

                              Iván A.

SOLO DESEAS ESCONDERTE

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

TU ÚLTIMO BAILE

Tu último baile

ADIÓS
InsidiaeMusic

TU ÚLTIMO BAILE

Si me lo prometiste todo
si me diste algo por lo que amar
¿Por qué me dejas ahora?
¿Por qué dejas que me ahogue
en ésta ansiosa agonía?

Nunca parece ser justo
cuando una vida se acaba
y nunca se llega a estár
suficientemente preparado
para dar un adiós final.

Regálame tu último baile
déjame recordarte
junto a ese beso
que me distes
y después mi amor
reúnete con tu destino.

                        Iván A.

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

 

La Despedida

 

SE ME ACABA EL TIEMPO

Se me acaba el tiempo

SE ME ACABA EL TIEMPO

No sé si será verdad o no
pero siento que el tiempo
se me acaba y deseo sentir
un cálido abrazo que a mi
me haga enloquecer.

No sé si se trata de un
simple deseo o sencillamente
ganas de sentir afecto.
Pero se que anhelo el recibir
un suave y tierno beso.

No sé por qué será
ni el motivo que me lleva
a todo éste desear ansiar.

Sólo se que todas ellas me faltan
y no consigo saciar mi corazón
quedándose éste cada vez
más al filo de un precipicio
que se encuentra hueco y vacío.

                        Iván A.

El Transcurrir De Una Vida

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

DE NUEVO SALGO A BUSCARTE

Ya está aquí
la noche
ya de nuevo
me preparo para
acabar con
tu suerte.

Puede que
sea hoy
puede que ya
sea éste el día
que yo a ti
te encuentre.

Te busco paciente
entre la gente
para ver el final
de tu agónica
y sádica muerte.

Soy el mal
que nada siente
ni tan siquiera
escuchado
tus suplicas
para que yo a ti
no vaya a verte.

Iván A.

Demonios

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN 

DE NUEVO SALGO A BUSCARTE

Sólo Queda Escuchar Tu Llanto

DEMONIOS

Mil demonios viven en mi interior,
Esperando que llegue de nuevo la noche
para sembrar tus sueños de miedo y terror.
No cierres tus ojos, no cedas a la ensoñación
o al infierno todos ellos a ti te llevarán.
Tarde o temprano tus fuerzas cederán
y en mis brazos, sola tú, te encontrarás.

Iván A.

HAZ TU VOTACIÓN

¡Vivir o Morir!

Demonios

Pantomima De Un Profundo Silencio

¡VIVIR O MORIR!

Hoy soñé con el frío
del acero de la espada.
Soñé con lanzas y flechas
atravesando mi cuerpo
mientras disfrutaba
viendo a mis enemigos
sorprendidos por mi risa.
Yo os pregunto
¿Quién de vosotros
me acompaña a morir
hoy en la lucha?
Hoy no temeremos a la muerte
hoy ella, ¡nos dará la vida eterna!
¿Vivir o morir?
¡Que el destino decida!

Iván A.

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

 

HAZ TU VOTACIÓN 

 

Sólo queda escuchar tu llanto

Vivir o morir ¡Me pides perdón!

LA DESPEDIDA

La despedida

BUSCANDO EL PERDÓN

Desperté a media noche sudando, angustiado. Jadeaba y un terror, me inundaba todo el cuerpo. Desde la cama, miré hacia la puerta del cuarto y allí, en el pasillo que daba al salón, notaba una presencia. Y no era de alguien extraño, sabía perfectamente, de quien se trataba pero, eso era totalmente ridículo e irracional. Llevaba ya, muchos años viviendo solo y jamás, había sentido miedo por ello. Ni por pasar, las noches en una casa solo, a oscuras y escuchando ruidos. Pero, lo que en ese momento sentía, no podía compararlo con ningún otro miedo, que hubiera sentido antes. El corazón, me latía a mil por horas, sólo estaba esperando, a que entrara y esa idea, me angustiaba. Quien allí se encontraba, era mi abuelo. Sí era ella, estaba seguro de ello ¡Pero como era posible!

Hacia años, que no sabía nada de ella, por unos problemas familiares y la relación, era inexistente. En ese momento, mi cuerpo me decía que estaba allí, como si quisiera poder despedirse de mí, parecía estar esperando, que le diese permiso para entrar. Todo estaba en mi cabeza pero, ¡Era todo tan real!

Sin embargo, el terror era mayor que el deseo y en mi interior, sólo existía una suplica ¡No! Y poco a poco, como si de la luz de una vela se tratara, se fue apagando, diluyendo la sensación. Quedando de nuevo, todo en paz y tranquilidad. Quedando mi cuerpo, en reposo hasta volver, a quedarme dormido.

Transcurrido, ya un tiempo de aquello, quedamos como venía siendo habitual en la familia, a comer juntos, con mis hermanas en casa de mi madre. Mientras comíamos, no sé como, se me ocurrió comentar lo que me había pasado, algún tiempo atrás. Estuve relatándoles, la manera tan real, en que tuve aquel sueño. Las tres escuchaban atentamente, como muy sorprendidas y de repente, una de mis hermanas dijo.

– Yo también he pasado por eso. 

Entonces, fui yo quien se sorprendió y me quedé mirándola, pero sin tiempo a poder reaccionar, mi otra hermana, dijo también.

– Entonces ya somos tres. Yo también, lo he tenido, hará cuestión de unas tres semanas atrás. 

Y al unísono, todos miramos a mi madre, como esperando que ella también, fuera a decir lo mismo. Pero no, ella negó haber pasado, por algo así. Por lo que, sólo los tres hermanos y es ahí lo curioso, habíamos tenido, la misma experiencia.

Intentando recordar, en que momento nos ocurrió a ambos, todo parecía ser, que habíamos coincidido en el tiempo. Aunque, no supimos concretar el día exacto. Lo único que en ambos casos, la sensación había sido igual y de inmediato, los tres tuvimos en ese momento, la sensación de que había venido a despedirse. Por eso, a todos se nos pasó por la cabeza, la misma idea ¿Estaría viva? ¿Le habría ocurrido algo? y ¿Habría muerto?

Parecía todo, tan extraño y sorprendente, que no sabíamos que pensar. Todo era posible, se trataba ya, de una mujer mayor y no era de extrañar, que pudiera haber fallecido. Aunque, nos extrañó, ya que aunque mis padres, estaban separados y no manteníamos tampoco, mucho contacto con él – con mi padre – si algo así hubiese ocurrido, creíamos que lo habría comentado, a alguna de sus hijas.

Pero, aunque al final, la velada transcurrió por otros lances, a todos se nos quedó en la mente, lo ocurrido. Por eso, una de mis hermanas, en cuanto tuvo ocasión, inicio unas pequeñas averiguaciones, sobre la familia de mi padre y al poco tiempo, casi por casualidad, se encontró con un familiar lejano, que le dijo, que efectivamente, mi abuela había muerto. También, dijo que le extrañó, no ya que algunos de nosotros no hubiéramos asistido al funeral (no sabían nada sobre el problema familiar) sino, que ni siquiera mi padre o sea su hijo, tampoco había ido al funeral. Después de despedirse, intentó ponerse en contacto con mi padre, pero le fue imposible, aunque sí consiguió, hablar con mi madre y explicarle la situación.

Días después, estando ya todos reunidos, cada uno contó lo que había conseguido averiguar. Consiguieron hablar con mi padre y por muy sorprendente que pareciese, no tenía conocimiento de la muerte de su madre. Se había enterado, en ese momento, por una de mis hermanas. Desde luego, la unidad familiar, estaba totalmente rota con respecto a mi padre y su familia pero, ¿Hasta tal extremo?

A todos nos invadió, la misma sensación, aquello que sentimos los tres hermanos. Había sido real, creíamos, que de alguna manera, ella, mi abuela, ya en espíritu, necesitaba despedirse, para continuar su camino hacia el otro lado. Entonces ¿Quería eso decir que había algo después de la muerte

Tras entender eso, una paz interior, nos lleno a cada uno de los hermanos. Ya no sentíamos miedo, sólo el deseo de perdonar y olvidar, errores pasados. Todos cometemos equivocaciones y creíamos, que quizás se mereciera, irse con esa paz, en su corazón.

Y de la misma manera, que ocurrió por primera vez, pasado ya un tiempo, una noche de nuevo desperté sintiendo otra vez, esa presencia en el pasillo. Y volví a intuir, que se trataba de mi abuela. Me incorporé en la cama y comenzaron, a caer lagrimas de mis ojos. No sentía miedo, ni odio, sólo el deseo de hacerle sentir paz. Entonces, tras secarme las lágrimas, le dije:

– Tranquila abuela, no sientas pena. Todo acabó ya, no te sientas en deuda por nada. En mí, solo queda el recuerdo de mi niñez. Aquella, que tan feliz pasé contigo. Espero que un día, volvamos a encontrarnos y volver, a reír juntos. 

De pronto, esa energía intensa, que llenaba cada parte de la casa, poco a poco se fue disipando, quedándome en un estado de paz interior, maravilloso. De igual forma, fue lo que mis hermanas sintieron, cuando también a ellas, les volví a ocurrir lo mismo.

No sé, que habrá después, si acaso fue real o sólo, una alucinación colectiva. Pero, algo sí que llegué a entender y es, que quizás por soberbia, rabia, obstinación o por pura tozudez, dejamos pasar meses o incluso años, desperdiciando, momentos de la vida, que podrían ser, maravillosos.

“Feliz el hombre, a quien sus culpas y pecados le han sido perdonados por completo.  Feliz el hombre, que no es mal intencionado y a quien no se le acusa, de falta alguna” 

Iván A.

BEBIENDO LAS LÁGRIMAS

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN