Archivo de la etiqueta: Adiós

MOMENTOS DE MI VIDA

Momentos de Mi vida

Hubo momentos en mi vida, 
en donde el sol brillaba,
sin sombras de nubes
y sin embargo yo tan sólo veía,
oscuros días de nieblas tristes.

Hoy hasta con rayos y tormentas,
encuentro motivos para sonreír.
Ya no me causa carga la desilusión,
tan sólo el sentirme afortunado,
por dejar muy atrás aquello,
que me demostró ya no me merecía.

Ahora ya sólo dura apenas unos días,
la tristeza de decirle adiós a un querer
y sentir de nuevo el deseo,
de encontrar el amor otra vez. 

Iván A.

HAZ TU VOTACIÓN

¡YO A TI MÁS! ¡YO A TI MEJOR!

YA APRENDISTE A LLORAR POR DENTRO

YA APRENDISTE A LLORAR POR DENTRO

YA APRENDISTE A LLORAR POR DENTRO

Ya aprendiste a llorar por dentro,
a reír sin tener deseos de sentir.
De nuevo simplemente
es cuestión de levantarse.

Ni siquiera ya preguntas,
aunque sólo sea para despedir
y esperas haber podido sentir
lo que nunca otros podrán decir.

Sabes que no te equivocaste
cuando aquel día en particular
viste que no se trataba de alguien vulgar
sino de algo muy hermoso y singular.

Vuelves a contar los días
pero de una manera muy diferente
igual que le ocurre a las horas
que han dejado de tener significado.

Dónde será que el destino
te lleva porque te niegas
a pensar y aceptar que
ésta vez la vida se crea
que por fin a ti te ha derrotado.

Ahora son más las cosas
que al imaginarlas te duelen.
Pero a pesar de todo
como un juguete roto
seguirás creyendo que
ese día por fin llegará.

                         Iván A.

YO NO QUIERO TENER RAZÓN

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

TOCA SILENCIO

Toca silencio

TOCA SILENCIO

Muchas palabras
fueron hasta ahora
pero sin embargo
¡Toca Silencio!

Igual que vinieron
de igual forma se van.
Hasta que de nuevo
ellas quieran hablar.

Fue un verdadero placer
compartir mis versos
con quién con respeto
decidieron leerlos.

Quizás vengan de nuevo
si algo tienen que contar.
Mientras tanto amigos
esperaremos en silencio.

                            Iván A.

PÉTALOS DE LIRIOS 

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

TE PREGUNTÉ SABIÉNDOLO

Te pregunté sabiendolo

TE PREGUNTÉ SABIÉNDOLO

Te pregunté sabiendo
por ver que me dirías
aún conociendo tú
que ya yo lo sabía
no dudaste el negarlo.

Repites disimulando
lo que tú bien conoces
mirándome y negando
eso que yo respondía.

No insistí por ello desistí
seguí haciendo y fingiendo
disimulando el desconocer
lo que ambos sabíamos.

Ahora vivimos disfrazando
ser felices porque desistí
para así mantener escondido
ocultándolo con secretos.

                              Iván A.

¡DE SERLO TODO A NO SER NADA!

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

LA FUERZA DEL AMOR VERDADERO

La fuerza del amor verdadero

LA FUERZA DEL AMOR VERDADERO

En la Costa Blanca, en la Comarca de la Marina Baja, existe un pequeño pueblo costero, donde la vida transcurre, bajo el influjo de los recuerdos, de su barrio marinero. Quedándote ensimismado, con las historias que los viejos del lugar, aún recuerdan. Cada uno de sus rincones, irradia un estado de plena armonía, felicidad y amor. La brisa y el sonido del mar, adormece el alma, en una absoluta tranquilidad.

Tiene un precioso mirador, donde cada día, se reúnen familias y grupos de amigos, curiosos turistas y distraídos coterráneos para disfrutar en completa tranquilidad, viendo el vuelo de las gaviotas surcando el azulado arco celestial, mientras los barcos pesqueros se alejan, dejando su estela sobre las aguas cristalinas y mansas, a la espera de su regreso. Dejando en su memoria la impronta de unos entrañables momentos familiares. Seductores de solo contemplarlos, de palpar la paz de cerca, y poder convocar instantes de absoluta felicidad, que te hacen de nuevo, renacer cada día.

Hasta allí, se acercaba diariamente un perro callejero, sucio y feo. Que intentaba pasar desapercibido, abordando los amplios vagones de silencio que naturalmente formaban parte de aquel espacio, observando los juegos de las familias y absorbiendo las risas, ensimismado, como presa de una perturbación de otro orden, de otro contexto. Pasaba horas, en aquel extremo diariamente echado al piso, jadeante e imperturbable. Reflejando su mirada, la felicidad que antaño sin duda, disfrutó.

Aunque, intentaba apenas ser visto, quizás, por entender que su presencia, resultase incómoda, (ese instinto supra desarrollado de los perros que los humanos solemos confundir con inteligencia) ese pequeño rato que allí permanecía, resultaba ser para él, lo único que le mantiene aún con vida.

La gente, no había pasado por alto su presencia. A medida que pasaban los días, muchos se preguntaban, como hacer para impedir que aquel perro, tan sucio y feo que cada día permanecía en silencio y sin molestar, en una esquina del lugar, dejase de ir. Ya que para algunos, les resultaba incómoda su apariencia.

El perro, de alguna manera, se percató de que había un rechazo, una manifestación de intolerancia, más allá de los límites de la indiferencia, en la actitud generalizada por aquellas personas que frecuentaban el lugar o bien, ejercían actividades en aquellas inmediaciones. Por lo que, paulatinamente y no sin sentir pena en su interior, dejó de ir.

Pasado unos días, la gente, al no ver más al perro, se extrañaron mucho al principio, como quien añora un mal necesario; pero al poco tiempo, ya apenas se acordaban de aquella bola de pelos melindrosa y desaseada que trajinaba silenciosamente sobre el pavimento, para ir a detenerse siempre, en una de las esquinas del lugar.

Excepto una pequeña, que al igual que hacía el perro, cada día acudía a aquel mirador, después de su quehaceres escolares y bajo la venia de una maternidad o tutoría poco celosa y detallista. Aunque, ella lo pasaba observando y ensimismada, como el perro parecía disfrutar, de forma melancólica, con sólo observar el clima fraterno de juegos familiares y de sana convivencia, que los concurrentes al mirador expedían con caras risueñas y actitudes amistosas, cosa extraña en el seno de su precario hogar y que tanto añoraba.

Al tercer día de ausencia, del canino, sintió los síntomas precoces de la preocupación, sintió sus pequeños pies caminando por una estrecha vereda que antes no había transitado, el camino de la angustia, se armó de valor y decidió ir en busca del perro. Se había fijado, como cada día, el perro hacía el mismo recorrido y que sin duda alguna, —imaginaba— debía de llevarle a donde él, seguramente vivía.

Sin pensárselo demasiado y sin tener tampoco en cuenta, que los padres o quien ejerciera la función de cuidarla la castigarían por irse sin su permiso, comenzó a buscarlo. No hizo falta andar mucho, para encontrarlo cobijado, bajo lo que parecía ser, las ruinas de algún antiguo edificio.

La pequeña, se fue acercando muy lentamente, procurando no asustarlo y también, por miedo de que el perro, se marchara. Cuando ya se encontraba bastante cerca, el perro se giró y se la quedó mirando. Con un gesto de comprensión y solidaridad, como si conociera de antemano a que vino, movió la cola con cierto esfuerzo y entre dientes y lengua dejo entreabierta una mueca que la niña percibió, como una sonrisa perruna y que a la pequeña, le emocionó. El perro, como quien asume su realidad por dolorosa que esta sea, volvió a girar la cabeza, dando varios lametazos, a una perrita que se encontraba hecha un ovillo, en un rincón.

Sin duda alguna, la perrita se encontraba en etapa de una enfermedad terminal. Apenas, parecía quedarle tan sólo unos pocos minutos de vida. El perro, permanecía junto a ella, dándole de vez en cuando, pequeños lametones de amor, cada vez que la perrita, se quejaba de dolor o daba muestras de alguna necesidad de movimiento.

La pequeña, se sentó junto al perro en silencio y sin querer molestar demasiado. Al poco tiempo, la perrita exhaló su último aliento. En ese momento, el perro se tumbó junto a ella, emitiendo pequeños gemidos, que entre las ráfagas de viento que interrumpían el silencio, se sentían desgarradores, como el más conmovedor de los lamentos, como un llanto en otras tonalidades, incomprensibles a nuestras arbitrarias pretensiones de seres pensantes y creyentes.

Tras un rato, éste se incorporó y mordiendo delicadamente el cuello de la perrita, como hacen las madres con sus cachorros, la arrastró poco a poco, hasta desaparecer tras una de las esquinas de aquellas ruinas.

La niña sintió una tempestad en el laberinto de sus emociones, un derrumbe con epicentro en su inocencia, un deslave que la arrastraba a la profundidad del abismo de la tristeza. Lloró, como se llora a un difunto cercano, congelada ante su imposibilidad de recursos y abismada por el efecto perturbador de los hechos, tras un rato, apareció de nuevo y se fue acercando muy despacio, hasta donde aún permanecía la pequeña. Cuando, apenas restaban por llegar a ella, escasos metros, se paró y se tumbo mirándola. Poco a poco, también él, fue adquiriendo la misma postura, que había mantenido antes la perrita que estaba junto a él.

De repente, la pequeña sintió un fuerte deseo de acercarse a él y acariciarlo. Así, que se levantó y se sentó a su vera. En ese momento, el perro cerró los ojos y acomodó su cabeza, en las piernas de la pequeña. Ésta, comenzó a acariciarlo muy suavemente y con delicadeza. Hasta que poco a poco, fue sintiendo como la vida, se le escapaba.

El perro, al igual que su compañera, se encontraba en el umbral de la muerte, pero se esforzó por permanecer con vida, para cuidar hasta los últimos instantes, a su compañera.

Para ello, acudía cada día a aquel lugar, donde conseguía contagiarse de esa paz, amor y energía, que conseguía en las miradas de los miembros de cada una de las familias, que allí veía. De esa fe alojada misteriosamente en quien aun sufriendo, ríe y comparte lo mejor de sí mismo.

Él, tan sólo buscaba un pequeño momento de paz, donde recobrar fuerzas, para seguir cuidando, de su compañera. Al final, también él obtuvo su recompensa y pudo cerrar por última vez sus ojos bajo la luz de la compañía que da paz y felicidad a todos los perros. Una pequeña, que supo ver más allá de un perro sucio y feo y que en sus últimos instantes, de manera instintiva pudo darle el estimulo por el cual consagra su existencia en el universo aquel mamífero digitígrado que notables comunicadores de nuestro mundo llaman el mejor amigo del hombre. Un ser que no escatima sentimientos, cuando debe expresar, la fuerza del amor verdadero.

Iván A.

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

LA VIDA

ADIÓS

Adios

ADIÓS

A veces sin saber
cómo ni por qué
de repente encaja
alguna pieza que parecía
andaba suelta para que
de pronto todo
empiece a cambiar.

Tan solo he estado
empeñado por algo que
durante toda mi vida
estuve obsesionado.

Recordando el amor
que de jóvenes
descubrimos y al que
siempre yo estuve
y mantuve idolatrando.

Ya no somos
esos jovencito que
un día nos enamoramos.
Hemos ido cambiando
y nos hicimos adultos.

Construyendo las vidas
siendo en realidad
vividas casi en toda
su totalidad ajenas
siempre el uno del otro.

El sueño ha sido bonito
pero la experiencia
una de las más
desagradable que
por desgracia
yo he vivido.

Pero ésto por supuesto
no significa que
no haya habido
momentos que
fuesen inolvidables.

No eres lo que busco
en una relación.
Pero simplemente
porque la entendemos
de una forma
completamente diferente.

Ahora ya no hay
más dudas ni discusión.
Esto fue lo
que quisiste y si no
desde luego es a
lo que me llevaste.
“Bye Bye Mon Amour”

                         Iván A.

“Un Lugar Para Ver” 

SIEMPRE FUISTE TU 

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

EL AIRE DE TU PERFUME

EL AIRE DE TU PERFUME

EL AIRE DE TU PERFUME

Mientras el aire lleve
tu perfume a cada angosto
rincón del infinito caeré
cegado en un abismo
apasionado.

Mientras siga sonando
la melodía de tu risa
en lo más profundo
de mi corazón
no hallaré momentos
que me den tranquilidad.

Mientras cada beso
florezca en la primavera
del jardín de los deseos
seremos cómplices
de tiernas miradas veladas.

Mientras tu recuerdo
sea como un susurro
serás siempre
la imagen imborrable
de mi desbocado deseo
y mi platónica pasión.

Serán los abismos
de los ardores los que
llenen el aire
con tu perfume
llevándolos hasta
infinitos rincones.

Sonando en mi
profundo corazón
la melódica sonrisa
que encuentro
en los soñados
momentos
de tranquilidad.

Siendo en primavera
cuando florece
en los jardines
de los besos del deseo
las tiernas y sutiles
miradas veladas.​

                                  Iván A.

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN

PACTO DE SILENCIO

PACTO DE SILENCIO

PACTO DE SILENCIO

En este pacto de silencio
que juraste sin pensar
en el asombro
de quién lo propuso
al no creer que ello
fuera el principio
de su propia condena.

Es ahora en el retumbar
de su orgullo el que lo hiere
en lo más profundo
por la vergüenza
de su propia cobardía
y es que le sobran tantos
¿Por qué?

Que pasa el tiempo
y éste lo impregna
con miserias
doloridas de olvidos
aquellas que nunca
llegaron a ser
salvo su agónico
grito de piedad

O quién sabe si fue
esa su súplica por el dolor
de su conciencia derramada
en un angustioso intento
desesperado de llegar a sentir
un poco de deseo.

                            Iván A.

Mi Propio Temor

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN 

 

YA QUEDA POCO

Ya queda poco

YA QUEDA POCO

Ya queda poco y voy eligiendo
cuáles recuerdos guardar.
No quiero más lastres que soportar
ya los aguanté sin rechistar
y merezco sólo quedarme
con aquellos que
me hicieron disfrutar.

Aúnque aún no sóis consciente
que se trata de un adiós anticipado
no os sintáis mal ni os preocupéis
cuando por fin comprendáis
que fue un preludio premeditado.

No queda ya ni un trozo de tierra fértil
que sólo poder con sueños abonar.
Tampoco voy a negaros
que me voy triste y decepcionado
sabiendo que aquello de mi recuerdo
fue una falsa representación.

Aún me quedan recuerdos que elegir
pero lo que sí ya tengo claro 
cual de todos ellos no voy a dudar
en acallar en un profundo abandono
que sólo merezca poderlo olvidar.

                    Iván A. 

DIÁLOGO CON LA MUERTE

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

Haz Tu Votación

TATUADO A LÁPIZ

Tatuado a lapiz

Chayín Rubio “Ya me enteré “

TATUADO A LÁPIZ

Soñé con imposibles
y para creérmelo
en mi cuerpo me lo tatué.
Me negué a escuchar
a todo aquel que intentó
hacérmelo ver.

Sólo quise escuchar
aquello que únicamente
mi corazón quería.
Cegado por un amor
al que estaba obsesionado
tan sólo conseguía ver
lo que yo sólo quería creer.

Pero el tiempo cada vez
más difícil me lo ponía
teniendo consciente
que negar inventando
aquello que cada día
más claro yo lo sentía.

Me lo tatué para impedir
que fuera imposible
no poderlo lograr.
Pero fue un tatuaje
hecho a lápiz
y el borrarlo hoy
por fin pude
conseguir. 

                         Iván A.

No Me Juzgues

Únete y sígueme por mi Fanpage, junto a miles de personas, pinchado en el “Me Gusta” que ves aquí:

HAZ TU VOTACIÓN