Y CON PACIENTE DULZURA

Y CON PACIENTE DULZURA

Y CON PACIENTE DULZURA

Arrastrado por la mesura
que ahora es mi aliado.
Sin proclama que abandere
cualquier intento de propósito
porque ya dejé de creer.

Se fueron desvaneciendo
tras aquella última lágrima
dejándome seco y marchito
sin tener ya odio ni pena
que en mis ojos se vieran.

Acompañé a la maldad
esa que niegas por difícil
que resulta creer que exista
en los corazones de personas
que no sienten escrúpulos.

Y con paciente dulzura
juntamos los labios con besos
jugando con los cuerpos que
ambos llevamos desnudos
volviendo otra vez a creer.

                                                 Ivan A.

SE ESCUCHAN PASOS

HAZ TU VOTACIÓN

[Total: 2   Promedio: 5/5]

Esta entrada fue publicada en POESÍA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *