CUANDO LAS LUCES DEL DÍA

Cuando las luces del día

Cuando las luces del día,
se desvanecen apagándose,
dejando paso a la penumbra
y nuestros cuerpos desnudos,
se van buscando con caricias de ternura.

Sintiendo nuestros cuerpos,
por rincones de sinuosos laberintos,
de mimosas caricias e inacabable dulzura.

Vamos rompiendo el silencio,
con un deseado y ansiado gozo,
de lujuriosos y provocativos jadeos.
Acabando mutuamente sudorosos,
en un nuevo y deseado amanecer.

Iván A.

HAZ TU VOTACIÓN

[Total:1    Promedio:5/5]

PIEL CON PIEL

Esta entrada fue publicada en POESÍA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *