UN HOMBRE SIN SENTIMIENTOS


Hubo un hombre que no tenía sentimientos.
No porque no mostrara empatía con los demás,
sino que literalmente, no poseía tal característica.

Una vez, apenado por no poseerlos
y viendo a su al rededor, cuanto de especial
era el tenerlo y cuan amplio su abanico,
un día se lo pidió prestado a alguien.

Quería saber, percibir y experimentar que era,
lo que la gente sentía, al poseer tal cualidad.
Cuando por fin, su cuerpo lo recibió,
se desató en su interior, un sin fin de emociones.

Fue tal, el choque que en el se produjo,
que quedó tan desconcertado y anonadado,
por ser algo, totalmente desconocido.
Que el primer sentimiento que sintió,
fue un profundo e incómodo malestar.

Desolado, al comenzar a pensar,
que se había equivocado,
Fue tocado por la dicha
colmado en esta ocasión,
por lo que llaman comprensión.
Sintiendo pues,
el sentimiento de ser aceptado.

Durante muchos días su vida,
se transformó en una locura.
Pasando de momentos de euforia,
a otros donde, el dolor que percibía,
no pareciese, siendo sinceros,
merecer realmente la pena.

Pero poco tardo en encontrar,
un sentimiento de amor.
Replanteandose las cosa nuevamente,
por ser este sentimiento,
el más grato descubrimiento.
Descubriendose asi mismo,
hasta el dudar sobre el mismo.

Realmente, este si parecía merecer la pena.
volcándose por completo, en aprender y hacer.
Todo aquello que poseía, ese hermoso sentimiento.
Algo, que le decía desde su interior, merecer la pena.

DESILUSIÓN

Pero por desgracia, le tocó también descubrir,
la cara amarga que algunas conllevan.
Terminando por recibir, sentir y padecer
El doloroso trance de vivirlo.

Pidió y suplicó, ser de nuevo, 
un hombre sin sentimientos.
No fue por el malestar, ni tampoco la confusión.
Ni por la desolación de incomprendido.
Lo que realmente le marcó, fue descubrir
la traición que llaman “desconfianza”.

Iván A. 

HAZ TU VOTACIÓN

[Total:3    Promedio:5/5]

EL HOMBRE SIN SOMBRA

Un hombre sin sentimientos

Esta entrada fue publicada en MIS HISTORIAS y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *