ODA A LAS TETAS

Sólo tienes por meta,
como si fuera obsesión,
engordarme la bragueta,
¡Menuda situación!

Vas meneando las caderas,
mientras los ojos parpadea,
contoneando ese culo,
en vaqueros de cotón.

Quizás no te des cuenta,
que ni morritos ni pandero,
aún poniéndolos en venta,
los quisiera nadie comprar.

Porque sólo serían capaces,
en ser auténticos atletas,
es corriendo como zorros,
tras ese par, de buenas tetas.

Iván A.

HAZ TU VOTACIÓN

[Total:3    Promedio:4.7/5]

ODA AL CULO

ODA A LAS TETAS

Esta entrada fue publicada en PROSA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *