NO LEAIS ÉSTO



Bueno. Si estáis leyendo ésto es, porque pasasteis un kilo de mí. Teniendo ahora, que escribir algo. Pero el problema es, que no tenía intención alguna. ¡Y me habéis jodido coño!

En fin, que no vuelva a ocurrir. Pues voy a aprovechar y os cuento una historia

– – –

¿Quién afirma que todo es posible?
si el alcance de mi mano,
no me llega ni a los tres cuartos.
Soy un manco prestado,
pero a fin de cuentas, un manco.

Que sí, que de acuerdo.
Que es por tiempo limitado.
Sin embargo, bien que padezco,
los impedimentos de un manco.

Ahora, vendrán los que se asusten,
cuando lean lo que voy a escribir,
porque según ellos, es de guarripuerco.
¿Pues sabéis que os digo?
que a mí, sinceramente me da pena.

Porque sin quererlo, estoy alimentando,
una auténtica desigualdad.
Porque mis dos orificios nasales,
se merecen el mismo trato.
¡Pero es que no puedo!

El ángulo, que consigo al introducir,
mi dedo derecho en mi orificio izquierdo,
está en total desventaja con el derecho.
Y que por más que lo intento,
no consigo, sacarme ningún moco.

Ah, se me olvidaba, que seguro habrá
quien diga, que ellos eso,
nunca jamás lo hicieron ni lo harán.

Iván A.

HAZ TU VOTACIÓN

[Total:3    Promedio:5/5]

MAFIOSO POR UN MOMENTO

Esta entrada fue publicada en PROSA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *