EL LUBRICANTE

MOMENTOS EN LA VIDA

Una vez me auto-impuse, vete tú a saber que puta locura, me rondaba en la cabeza en aquella época, la jodida castidad.

Pero reconozco, que tampoco fue digamos una castidad, así al uso ó al menos, yo me permitía la autocomplacencia física, a través de la masturbación, la paja, una buena manola, un pajote, un sube y baja, una gayola, un mano a mano, un ordeño y mil y una forma de llamarlo.

Pero no sé, me faltaba algo. Y no me refiero a una figura femenina, se trataba de algo más personal, más íntimo.

La cosa es, que un día y otro también, me entretenía en aquel hábito pero, como que me faltaba algo. Y así fue, como de forma circunstancial, alguien me propuso utilizar, uno de eso geles lubricantes.

Aunque, por aquellos entonces, mi entendimiento al respecto sobre éstas cosas, estaba algo acotada y muy reducida, me hacía entenderlos, como algo a utilizar o para el sexo anal o para que la mujer, tuviera más lubricación vaginal. La cuestión es, que me puse a indagar sobre ello y descubrí, las diferentes marcas que existían, en la venta de estos productos.

Y así como al azar, me decanté por el uso de uno. Pero, no sé por qué, me incomodaba que a la hora de comprarlo, la dependienta se imaginar, algo distinto a lo que iba a ser en realidad, su función.

LA COMPRA

Cuando, llegó el momento de estar en la tienda y más concretamente, en la caja, estando allí rodeado, por las demás personas y mirándome la dependienta, como quien mira a un pervertido, más claramente vi la necesidad, de hacerles entender, que aquello lo compraba, con la intención de  poder gozar aún más, haciéndome una paja.

Pero, creo que no supe elegir correctamente, las palabras y sobre todo, los gestos apropiados, ya que al final, más que recibir una especie de comprensión mutua, por parte de la gente, creo salí de allí coronado, como un auténtico pervertido sexual.

En fín, lo que ocurrió, ocurrió y ya está, no le daré más vueltas pero, ¡¡¡uffff agüita!!! No veáis lo que es, esa sensación placentera, de tener toda tu cosita pringada de aquello, sintiéndolo tan suavecito, que te mueres de placer.

Iván A.

Visita mi FanPage de Facabook y ayúdame a seguir creciendo, dandole a “ME GUSTA” y compartiendo mi página “UN LUGAR PARA VER”. Así no te perderás, ninguna de mis publicaiones y otros contenidos, que sólo encontrarás allí. ¡TE ESPERO!

HAZ TU VOTACIÓN

[Total:2    Promedio:5/5]

 

LA INVÁLIDA COLUMPIÁNDOSE 

cartoon sex – men and women in bed

Esta entrada fue publicada en Relatos absurdos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *