EXPEDIENTE “indicio de criminalidad” 003

En este expediente trataremos el posible suicidio de un militar retirado. Los hechos ocurrieron en una zona de Sevilla Capital. Más concretamente junto a la explanada en la que tiene lugar la feria de Sevilla. Una zona donde residen muchas familias de militares.

LA LLAMADA

Sería ya entrada la tarde, cuando desde el juzgado nos avisaron para ir al levantamiento de un cadáver. Al llegar al lugar, entramos en uno de los bloques de piso de la calle y ya desde el portal y en cada uno de los rellanos del piso al que había que subir, estaba custodiado por la Policía Nacional.

Se encontraba todo muy en silencio, una atmósfera siniestra se palpaba en el ambiente. Al llegar a la puerta del piso, un policía se nos acerco indicándonos que el juez y el forense aún no habían llegado. Nos hizo un ademán con la cabeza indicándonos donde se encontraba el cuerpo. Al mirar hacia allí, podía verse un pasillo con una puerta cerrada al final.

Frente a la puerta de entrada se encontraba otra ésta, una doble puerta acristalada y que también se encontraba también cerrada. De repente se abrió, y un hombre salio de allí dirigiéndose hacia la calle. Al abrirse se pudo ver que dentro se encontraba un grupo de familiares, y al parecer por lo que se pudo distinguir, debía tratarse del comedor de la casa.

Mi compañero me indicó que fuéramos a ver el cuerpo para ojear que tipo de material necesitaríamos a la hora de sacarlo de allí. Nos acercamos junto a uno de los policías y antes de abrir la puerta, éste nos advirtió de que la escena que íbamos a ver no era para nada agradable. Mi compañero y yo nos miramos como queriéndonos decir ¿Qué nos quedaba aun por ver?.

Y desde luego el policía tenia toda la razón, aquello parecía una escena sacada de una película “Gore”. Se trataba de un cuarto de aseo pequeño. de apenas 2X1,5 metros cuadrados y todo, absolutamente todo, estaba bañado de sangre. De las paredes y muebles aún podía verse gotear sangre.

El cuerpo se encontraba sentado en el la taza de water vestido con un pijama. Aún se apreciaba perfectamente como tenía las muñecas de ambos brazos seccionados con un profundo corte. Pero no solo las heridas estaban en las muñecas, su cuello estaba casi decapitado, tenía un profundo corte que le abarcaba media garganta.

Tras cerrar nuevamente la puerta y dirigirnos hacia la entrada todos, mi compañero y policías allí presente, nos miramos seguramente teniendo en mente el mismo pensamiento ¡Qué escena más escalofriante!.

Como teníamos que esperar la llegada de las autoridades (Juez y forense) decidí entrar para explicarles a los familiares el procedimiento a seguir una vez trasladáramos el cuerpo. Entré en el salón y me encontré a unas 7 u 8 personas dentro de él. Ni siquiera me miraron, creo que no fueron consciente de mí. Se encontraban en tal estado de shock, que nada de lo que ocurría a su alrededor parecía importarles. Y al encontrarme yo también con un desasosiego por lo que había presenciado, decidí esperar a más tarde para hablar con algún familiar.

LAS AUTORIDADES

Por fin llegaron las autoridades, y tras hablar con los policías se nos acercó el juez y nos dijo si teníamos todo dispuesto. Al confirmárselo, nos dirigimos nuevamente al cuarto de aseo, abrimos la puerta y ambos quedaron perplejos por la escena. ¿Como vamos a entrar ahí? Dijo el juez y es que como indiqué antes, se trataba de un cuarto de aseo muy pequeño.

El forense se aventuró a entrar en la escena y comenzó a realizar las pertinentes tareas para verificar en primera instancia lo que creía haber podido pasar y causado la muerte. Para la inspección ocular nos pidió que entráramos para poder ayudarle a manejar el cuerpo. El problema no era su manejo, ya que siendo aun muy reciente no había indicios de ningún “rigor mortis”. Pero estaba todo tan lleno de sangre, que la manipulación era costosa.

Tras un rato de inspección, donde pudo comprobar que a primera vista, sólo se apreciaban cortes profundos en las muñecas y garganta. Concluyó con la posibilidad de que lo que posiblemente hubiera ocurrido, fuese que tras cortarse en las muñecas y ver que tardaba en acabar con su vida, pudo quizás intentar acelerar la cortándose el cuello.

Así que tras acabar con la tarea del forense y de la policía judicial. procedimos a manipular el cuerpo y bajarlo hasta el vehículo donde sería trasladado al anatómico Forense, para la correspondiente autopsia.

Tras acabar con toda esa tarea, tocaba volver a entrar en el salón para hablar con algunos de los familiares y explicarle el proceso a seguir. Quizás esto es por extraño que parezca, lo que más parece costar. El tener que tratar con los familiares directos del fallecido en esos momentos tan recientes, encontrándose éstos en tal estado de shock, es algo que cuesta bastante.

Al entrar intenté visualizar y localizar al que quizás pareciera estar más entero. Y decidí hacerlo con un señor de mediana edad, que resulto ser su cuñado. Tras comentarle que el cuerpo sería trasladado al anatómico forense, le expliqué que deberían ponerse en contacto con su funeraria, para comenzar con el tramite de papeles. Y al día siguiente tras terminar la autopsia y recibir la autorización del juez, pudieran disponer del cuerpo para su entierro.

CONCLUSIONES

En esta ocasión, las cuestiones que debieron tomar a consideración las autoridades fueron: ¿Realmente se trataba de un suicidio? ¿No había ninguna otra u otras personas implicadas en la muerte de esta persona? y ¿Qué fue lo que le llevó a realizar tal hecho?.

Las hipótesis con las que deben trabajar los cuerpos de seguridad, los testimonios de los testigos y las pruebas halladas en la escena y los datos obtenidos por la autopsia, son las que al final llevan a poder resolver hechos tan misteriosos como este.

Aquí termina un relato más de “EXPEDIENTE indicios de criminalidad” hechos verídicos ocurridos tiempo atrás, y en los que tuve oportunidad de participar. Siendo testigo de los hechos y los procedimientos que siguen los profesionales para su esclarecimiento.

Expedientes de “indicios de criminalidad” por Iván A. Saavedra

Haz Tu Votación

[Total:3    Promedio:5/5]

 

El Regreso

Expediente

Esta entrada fue publicada en EXPEDIENTE indicios de criminalidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *