TU ARCOÍRIS

Llegaste como un soplo
de delicada y dulce ternura,
después de estar soñando,
nueve meses imaginando,
cada centímetro de ti
y cuando por fin te ví,
no me lo podía creer.

Te acurrucaste en mi pecho,
tan frágil e indefenso,
fui besando tus manitas
y ahora por fin soy feliz,
con tan sólo verte sonreír.

¿Por qué una cosita así
puede cambiarlo todo?
Porque ahora tú para mí,
ya lo eres todo, mi tesoro.

Iván A.

Haz Tu Votación

[Total:2    Promedio:5/5]

 

El Regreso

Tu arcoiris

Esta entrada fue publicada en POESÍA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *