ETERNO ANHELO

Aún recuerdo aquel día
en el que te encontré.
Caminabas serena,
bajo un manto de miel.
Reflejando en tus labios,
dulces besos de amor.
Porque sólo con la mirada,
tu ya me provocabas.

Yo no quiero, que acabe
nunca éste momento,
que inunda por entero,
cada centímetro de mi cuerpo.
Son destellos apasionados,
lo que sienten mis deseos
y lo que hace brillar,
en la insólita oscuridad,
de mi siempre eterna soledad.

Déjame probarte, en uno
de tus profundos besos,
que reviva siempre en mí,
un anhelo perpetuo.
Aunque para ello me condene,
a un tormento de querer gozarte
y nunca, poderte probar.

Iván A.


[Total:6    Promedio:4.7/5]

 

Guardate De Que Mis Ojos Te Vean

Eterno Anhelo

 

Esta entrada fue publicada en POESÍA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *