PACTO DE SILENCIO

En este pacto de silencio, que juraste sin pensar en el asombro de quién lo propuso, al no creer que ello fuera el principio de su propia condena. Es ahora, en el retumbar de su orgullo el que lo hiere en lo más profundo de su propia cobardía. Y es que le sobran tantos ¿por qué? tantas respuestas a infinitas preguntas. Que pasa el tiempo y éste lo impregna con miserias doloridas de olvidos, aquellas que nunca llegaron a ser salvo su agónico grito de piedad o quién sabe, si es ese fue su propia suplica por llegar a sentir deseo.

Iván A.

Mi Propio Temor

Pacto de silencio

Esta entrada fue publicada en PROSA TRÁGICA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *