ETAPA 1

DIA 1
SEVILLA – ALMADEN DE LA PLATA 4
70,7 KM

1
Aun sin amanecer me despido de la familia, ¡comienza la aventura!. Y atravieso Sevilla despidiéndome de sus calles, con la emoción en el estomago, oliendo a entusiasmo como un crio ante una gran cita. Y cuando comienzo a salir de Sevilla los rayos del sol me acarician la cara, y continuo tranquilo hasta llegar al comienzo de la senda pasado La Algaba, es ahí donde se encuentra el camino de tierra.
Tras pedalear unos kilómetros, me alcanzan unos ciclo-turistas los cuales me acompañan hasta Guillena, mientras charlamos de lo que me espera, de lo que veré y seguro sentiré. Compartimos el mismo sentimiento de aventura con la bici, y uno de ellos que ya ha realizado el mismo Camino, me cuenta cual fue su experiencia.
Tras dejar Guillena pasando por el rio Rivera de Huelva, paso por un miliario:

Los miliarios son uno de los elementos más característicos y singulares de las calzadas romanas. Se trata de columnas cilíndricas de grandes proporciones, en su mayoría con alturas de más de 2 metros, que situados a la izquierda de la calzada servían como información de “punto kilométrico”.
Estas piezas se colocaban a la distancia de una milla romana (mil pies romanos y unos 1.480 metros actuales) y también servían para publicitar la realización de alguna obra de reparación de la calzada. Esto explica el porqué de la existencia de conjuntos de miliarios con el mismo numeral: cada vez que se reparaba la calzada, en algún punto, se ponía un nuevo miliario con un texto con referencia a la obra realizada; a varias reparaciones correspondían varios miliarios.
La Vía de la Plata es la calzada romana de Europa que mantiene el mayor número de los mismos. Se han encontrado más de 200 miliarios entre completos y piezas, además de canteras de producción y depósitos para su posterior distribución.

Nada mas entrar al camino de tierra, me encuentro con los dos primeros peregrinos y que son ingleses. Aún me siento como un novato, como si tuviera que ganarme la condición de peregrino. Más adelante otras dos peregrinas que son dos chicas alemanas, resulta que vienen de vuelta, increíble. El paisaje es bellísimo, los olivos y naranjos da paso a la dehesa serrana, con encinas, alcornoques y acebuches. Disfruto de un gran silencio, y veo un curioso cartel que dice “AGUA”. Con gran curiosidad me dirijo por un estrecho camino hasta una puerta metálica giratoria casera. He de dejar la bici y al fondo veo una bomba de agua manual para extraer agua, algo que jamás había utilizado. A partir de ahí, el terreno se complica, ya que comienza una subida con piedras y rocas sueltas que hace que la bici pierda tracción, y también esta lleno de socavones.
Después de pasar Castiblanco de los Arroyos, paro junto a un gran árbol dispuesto en otra también gran explanada para descansar y prepararme algo de comer, que serán unas buenísimas albóndigas.

2 3 4

Mientras como, pasan tres bicigrinos y apenas me da tiempo de gritarles un “buen camino…” pero los veo tan concentrados que creo no se percatan de mí. Es ahí cuando me doy cuenta de que me he olvidado el cargador del móvil, ¿vaya tela! Pero mi cuñado se ha enrollado cantidad y me lo va ha acercar ahora que aun estoy cerca de Sevilla. Gracias Javi pedazo de detalle “o mis sobrinitas te tenían tan harto y querías despistarte un rato!, jajajaja.
Para no perder tiempo quedamos mas adelante de donde estoy, y llegado la hora a la que tendríamos que vernos, comenzamos con un baile de whatsapp…”cuñao” ¿como no se nos ocurrió a ninguno de los dos mandar una localización con el móvil?

5 6

Tras despedirnos afronto mis últimos kilómetros hasta llegar al final de la etapa del día Almadén de la Plata. Y vaya con la subidita, precisamente al llegar al pueblo y encontrarme con los bicigrinos que vi mientras comía, comentamos la subida después de todo lo que llevábamos del día, a ellos les cogió sin agua y lo pasaron sobre todo “Manu” realmente mal. Y si, “Manu” es el nombre de uno de ellos, italiano aunque vive entre Sevilla y Tarifa. Ramón García Úbeda es otro de ellos y Félix Moreno Vidal el tercero. Son de Sevilla y sin ninguno de nosotros saberlo, desde ese momento comenzaremos a cimentar lo que tanto había leído en los foros y comentarios de los que habían hecho el camino, esa amistad que se crea de la maravillosa experiencia que se vive haciendo esta proeza. Por lo visto han conocido a “Manu” en la catedral de Sevilla, mientras estampaban su primer sello, y como ambos iban a realizar el camino, decidieron hacerlo juntos.
Bueno terminé el primer día, y poco a poco voy integrándome a la experiencia. Ahora a descansar y preparar la cena. Mañana seguiremos en la ruta…

7 8 9


CONTACTO PERSONAL

simbolos TWITTERFACEBOOKBLOG

COLABORADOR DEL PROGRAMA “NARRADORES DEL MISTERIO”

simbolos TWITTERFACEBOOKWEB

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *