SÓLO QUEDA ESCUCHAR TU LLANTO

Ya llega la noche y de nuevo se escucha el arrastrar de las cadenas, el penoso lamento de la tristeza.

Ya salen las almas perdidas, a la busqueda desesperada de corazones de quien apoderarse.

Esperando paciente a que entres al encuentro del ensueño, para arrebatarte tu alma convertida ahora en su condena.

Ya llega la noche, ya se escucha tu quebranto. Ya estás perdida y sólo se escucha tu llanto.

Iván A

ME QUEDÉ SIN TIEMPO

Solo queda escuchar tu llanto

EL REGRESO

Esta entrada fue publicada en POESÍA, PROSA TRÁGICA y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *