ME QUEDÉ SIN TIEMPO

Un día más y son tantos que no recuerdo ya ni cuantos. Con esta niebla que persiste, en esta eterna soledad que por todos lados a mí me invade… buscando desesperado aquel lugar a donde fue la gente. Arrastrando con pena esta condena, que me hace caminar en un vacío sin destino. Muriendo en la agonía de los recuerdos de tantas promesas incumplidas, tantos te quiero que aplacé creyendo que aún me daba tiempo. Olvidé que estaba vivo y ahora ya ni sé que sin saberlo, exhalé mis últimas gotas de aliento.

Iván A.

ROTO EL AMOR

Sin tiempo

EL REGRESO

Esta entrada fue publicada en PROSA TRÁGICA y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *