UN NUEVO AMANECER

Cuando las luces del día se apagan y aparece la penumbra. Y nuestros cuerpos desnudos, se buscan acariciandose en ternura. Sintiendo cada rincón en una larga longevidad de inacabable dulzura. Rompiendo el silencio de un ansiado gozo de jadeo. Acabando sudorosos, el despertar de un nuevo amanecer.

Iván A.

FB_IMG_1529717781550

Esta entrada fue publicada en POESÍA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *